miércoles, 14 de febrero de 2018

Visita de 1º & 2º del Colegio Monzón3 BOMBAS DE SEMILLAS

LA GUERRA ESPERADA

Las primeras que vi con las bombas, las llevaban cargadas en la mochila. Las sacaron con mucho cuidado y me las enseñaron.

- Son pequeñas, caben en la palma de la mano - dijeron, y empezaron a arrojarlas una tras otra.

Estábamos justo detrás de las vallas de un solar vacío y sin edificar, en un barrio humilde de la ciudad. calculo que lanzaron como unas veinte o treinta bombas mientras reían y se hacían fotos entre ellas y ellos después de cada impacto.

Además en ese momento, más hombres y mujeres salían de sus casas con bombas parecidas en bolsas de plástico. Su misión, según las instrucciones consensuadas, era situarlas delicadamente sobre las jardineras y macetas que encontraran vacías. Había que depositarlas ahí, medio ocultas, sabiendo que era un buen lugar para su explosión, en el momento apropiado.

Los niños y niñas de pueblos chicos opueblos grandes como ciudades, tenían la misión más comprometida: lanzar las bombas bien lejos con sus tirachinas. Ocultos en escondrijos aptos para su edad, calculaban disparos para sabotear las tierras sin uso de los terratenientes de siempre. Disparaban y salían corriendo a toda pastilla en sus bicicletas.

Sobre mi cabeza vi pasar varios globos aerostáticos que, me dijeron, dejarían caer esas granadas caseras por babor y estribor, en las zonas deforestadas y en los bosques quemados, que cada vez son más abundantes. Querían diseminar miles de bombas, dejar esas zonas "sembradas".

No supe de quien fue la idea, pero la guerra de las hortelanas y los hortelanos y sus bombas de semillas estaba en marcha. La receta de cómo fabricar esas bombas estaba grafiteada en los muros y la gente se las pasaba por debajo de las puertas o de boca en boca; no era tan difícil. Se luchaba sin agresividad y con inteligencia contra la violencia del sistema capitalista. En un mes, calcularon, los brotes verdes nacerían para hacer un mundo justo y perdurable.

GUSTAVO DUCH, MUCHA GENTE PEQUEÑA